Sabias que...

O 0,1% da poboación desenvolverá algunha forma de esquizofrenia ao longo da súa vida ** 450 millóns de persoas están afectadas por unnha enfermidade mental, neuroloxica au conductual que dificulta gravemente a súa vida ** Entre o 70 e 80% das persoas con enfermidade mental están en situación laboral de desemprego **

La Enfermedad Mental

Trastornos de la personalidad

Un trastorno de la personalidad podría definirse como el arraigo de rasgos disfuncionales en el carácter, que empieza a manifestarse con claridad en la juventud o al inicio de la edad adulta. Estos rasgos disfuncionales afectan básicamente a aspectos del carácter que determinan el comportamiento ante ciertas situaciones, la autoestima y la percepción de los demás.

 

La personalidad se integra por patrones característicos de comportamiento y de relación de las personas con su entorno, que al volverse disfuncionales se inflexibilizan y reducen la capacidad operativa ante situaciones cotidianas o generadoras de estrés. La disfunción del carácter no es consciente, pero el comportamiento provoca situaciones de sufrimiento tanto en la persona que padece el trastorno como entre sus allegados.

 

Según el tipo de comportamiento disfuncional que desarrolle la persona afectada, los principales tipos de trastorno de la personalidad son: paranoide, esquizoide, histriónico, narcisista, antisocial, evitador, dependiente, obsesivo-compulsivo y pasivo-agresivo.

 

Paranoide

Las personas con personalidad paranoide son hostiles, fríos y distantes en su trato con otras personas, debido a que proyectan sus propios conflictos y hostilidades. Ven en actos triviales, inocentes e incluso positivos de otras personas intenciones malévolas, por lo que reaccionan con suspicacia.
Son personas que prefieren desarrollar actividades que requieren de aislamiento y suelen ser altamente eficientes y concienzudas. Las personas que ya se sienten marginadas por causa de un defecto físico o una minusvalía son más vulnerables a este tipo de trastorno.

 

Esquizoide
Se caracterizan por ser extremadamente introvertidas, ensimismadas y solitarias. Emocionalmente son frías y distantes, debido a que tienen temor de la aproximación e intimidad con otros. Hablan poco, son propensas a soñar despiertas y están absortas en sus propios pensamientos e ideas. Prefieren la especulación teórica a la acción práctica, ya que la fantasía es, para los que padecen este trastorno, una forma de enfrentarse a la realidad.

 

Histriónica
La personalidad histriónica o histérica determina comportamientos orientados a llamar la atención. El afectado tiene una gran facilidad para establecer relaciones, pero todas de un modo superficial. Sus emociones resultan infantilizadas, exageradas e ideadas para provocar simpatía en los demás. Muchos de sus comportamientos son seualmente provocativos, lo que encubre deseos de dependencia y de protección. La personalidad histriónica se asocia también a actitudes hipocondríacas.

 

Narcisista
Las personas con personalidad narcisista creen exageradamente en su propio valor o importancia, por lo que son extremadamente sensibles al fracaso, la derrota o la crítica. En su relación con otras personas el narcisista espera ser admirado y con frecuencia cree que los otros le envidian. Consideran que merecen ser satisfechos en sus necesidades de forma inmediata y por ello explotan o humillan a otros.

 

Antisocial
También llamada personalidad psicopática o sociopática. Las personas con personalidad antisocial muestran desprecio e insensibilidad por los derechos y sentimientos de los demás. Explotan a los otros, para obtener un beneficio material o gratificación, toleran mal la frustración y en ocasiones son hostiles y violentas. Son incapaces de sentir remordimiento o culpa y racionalizan su comportamiento responsabilizando a los otros.
Frecuentemente son proclives al alcoholismo o toxicomanía, las desviaciones sexuales y la promiscuidad.

 

Evitadora
Las personas con un trastorno de personalidad evitadora son hipersensibles al rechazo, por lo que evitan comenzar nuevas relaciones o nuevos proyectos ante la perspectiva de fracaso o decepción. Sufren abiertamente por su inhabilidad para relacionarse y su aislamiento, aunque tienen un fuerte deseo de recibir afecto y ser aceptadas.

 

Dependiente
Las personas con un trastorno de personalidad dependiente carecen de confianza y seguridad en sí mismas. Trasfieren las decisiones importantes y las responsabilidades a otros y permiten que las necesidades de otros se antepongan a las propias. Intentan no expresar opiniones porque temen ofender a la gente que necesitan. La dependencia es un trastorno que suele presentarse entre adultos con enfermedades prolongadas.